Sin pedir permiso

Desde entonces no he conocido una historia de amor más bonita que la vuestra: tu mitad. Respira hondo. Olvidarás las cicatrices de hoy. Son acantilados que se miran de frente con ojos llenos de vida eterna, ilesos de heridas. Tus arrugas de ayer, cuando le mirabas en silencio, son el abrazo final de la batalla de la paz deseada y buscada. Son la cura del dolor, del miedo que tanto nos aterra.

Cómplices de una realidad verdadera creada paso a paso, fuertemente despojada ya de los arañazos que tejía la adversidad. Mucha lucha hasta lograr el triunfo que tanto merecéis.

El otoño grita a la primavera que vendrá con calma y solidaridad pero fuerte, tranquila como tú.

Autor: nosinmiszapatos

Poco pretendo. Mucho espero. Simplemente compartir y sentirme viva. Mi querencia: los míos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: