El olvido

Te olvido. Me olvido, no, no, y rotundamente no. No te olvido, porque no hay nada más mezquino que el olvido. Te recuerdo. Sé que estarás siempre ahí, esperando mi mísero olvido.

Tu olvido fue un accidente de los años, de la vida. Nunca llegaste a arrinconar los recuerdos en el cuarto oscuro del olvido. Los conservaste intactos y en su momento afloraron. Cada día recordabas la gratitud que te regalaba y no te olvidaste nunca de nosotros, de los tuyos, de los míos. Por eso, yo no te olvido. Te recuerdo como si fuera ahora mismo. Tú estás.

Recuérdame que nunca te olvide para dejar atrás los miedos. No culparé jamás a nadie de mis olvidos y de mis heridas que permanecen en lo más profundo. Recuérdame que cada día es una alegría inmensa sentirse viva y recordarte.

No me olvides.

Autor: nosinmiszapatos

Poco pretendo. Mucho espero. Simplemente compartir y sentirme viva. Mi querencia: los míos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: