No Fears

No hay día malo. Cada amanecer nuevo nos demuestra que estamos vivos. Ya es suficiente con sentirnos aunque el reto parezca una montaña enorme delante de nosotros.

Tenemos los sueños, las ilusiones, las esperanzas. Siempre pasito a pasito vamos aprendiendo a conjugar el verbo ser, vivir y llegar. Tenemos personas a nuestro lado que nos indican el camino. Tenemos lunas que nos acercan a nuestro norte.

Con fuerza y corazón nos aferramos a la suerte que nos hace nobles y personas. El miedo a no ser nosotros nos mata los sueños y las promesas que nos hacemos. Sabemos que lograremos lo que perseguimos, pero solo el miedo nos lo impide. Un día llegamos al fin de la tierra y allí nos quedamos viviendo nuestro sueño. Solo tenemos que seguir la flecha.

IMG_4840

 

Querencias

Es de buen nacido ser agradecido: a todos los que me habéis ayudado a difundir la primera entrada de mi blog, muchísimas gracias. Poco a poco iré aprendiendo y comprometiéndome.

Hoy quisiera hablaros de mis querencias. Pocas. Porque el corazón no quiere atarse a nudos transitorios que no enraízan ni crecen. Claro que sí, lo primero son los míos. Ellos saben quiénes son, qué significan para mí, dónde encontrarme. Me hacen feliz y viva. Conocen mis debilidades y mis fortalezas. Siempre una llamada se adelanta al abismo; un "te quiero" de ellos recompone mi descalabrado mundo. Por eso los quiero tanto. Porque son parte de mí, como la rama que nace de otra que se va independizando de ella pero sigue unida sin romperse.

Lolita, porque me ha devuelto la vida.

Mi ciudad, A Coruña o La Coruña, como Dios quiera que se llame. Nunca voy a meterme en trifulcas políticas ni lingüísticas. No me interesan en absoluto. Es mi ciudad y el sitio a donde pertenezco. Pues sí, me gusta su color, su azul, su verde, su mar, su olor. Sobretodo su luz. Mucho os hablaré de ella.

Mi cole. El colegio al que fui toda la vida. En mi época era solo femenino. ¡Qué felices fuimos allí todas juntas! Los lazos que ahora nos unen sin saberlo hace tanto tiempo. Lo que aprendimos cantando a Labordeta. El futuro tan breve que se nos abría rebelde. El sentido de pertenencia al mismo núcleo que descubrí hace tan solo dos meses.

Mi Dépor. Claro, no podía faltar el Dépor. A veces nos mata. Nos enrabieta toda la semana después de una derrota o de un mal partido, pero siempre llega otro y una nueva ilusión de salir de Riazor llena de orgullo con una sonrisa enorme.

Os he abierto un poquito mi corazón.

Gracias por leerme.

No sin mis zapatos

Hoy empiezo esta nueva aventura. ¿Por qué? Es fácil. No quiero guardarme nada en los zapatos. Hablar de los silencios y gritar las verdades que más se nos enraízan en los corazones. Las mismas sensaciones que compartimos porque somos de la misma naturaleza. Todos.

Hoy empiezo de nuevo. Un día más y a la vez un año más. Porque tengo quienes me quieren y porque necesito agradecerles lo que me regalan. Cada entrada nueva es un "gracias" y un "os quiero". La vida nunca alcanza un punto muerto, siempre sigue y sigue y tiene un futuro cierto. Hacernos más fuertes y nuevos.

Retomo el vuelo de gaviota que me asistirá en esta singladura. Aprenderé de todos. Cada día mejor. La verdad, soy muy, muy novata en esto.

Gracias por leerme.

IMG_4761